Comment: 0 Hit: 21

Aceite de rosa mosqueta, aliado de tu piel

El aceite de rosa mosqueta es un producto muy versátil en cosmética. Se puede utilizar para todas estas cosas...

El aceite de rosa mosqueta es un producto de belleza muy apreciado por sus múltiples usos para el cuidado de la piel. Se trata de un aceite vegetal que se extrae de las semillas del escaramujo, que es el fruto de un arbusto silvestre de la familia de las rosas.

Es de un ligero color rojizo y tiene un olor acre, pero su principal característica es su elevado contenido en ácidos grasos esenciales poliinsaturados. Dichos ácidos desempeñan un importante papel en la regeneración de los tejidos. En el aceite de rosa mosqueta también hay distintas vitaminas: A (retinol), C y E, esta última posee un alto poder antioxidante.

Pero, ¿para qué sirve este producto? Tradicionalmente, el aceite de rosa mosqueta se ha utilizado para prevenir la aparición de estrías, sobre todo, durante el embarazo, pues es un gran regenerador cutáneo. Por este motivo, también se emplea en otros problemas de la piel como cicatrices o eczemas. De hecho, los cirujanos lo suelen recomendar para el tratamiento de las cicatrices quirúrgicas.

Además, es muy aconsejable incluir el aceite de rosa mosqueta en nuestra rutina diaria de belleza, pues aporta grandes beneficios a la piel gracias a sus propiedades hidratantes, reafirmantes, reparadores y antioxidantes. Así, las sustancias antioxidantes que contiene ayudan a reforzar la barrera protectora natural de la piel y a prevenir los daños que ocasionan los radicales libres.

Este producto cosmético también es muy útil para combatir las huellas del envejecimiento pues mejora los niveles de humedad de la piel, lo que contribuye a reducir las arrugas. Pero, sobre todo, el aceite de rosa mosqueta es extraordinariamente hidratante, ya que contiene un 80% de ácidos grasos esenciales que ayudan a mantener la hidratación de la piel, lo que la hace lucir más flexible y luminosa.

Comments

Leave your comment